Teatro Coliseum Madrid

En septiembre de 2016 Stage Entertainment y Rockspring anunciaron la adquisición del teatro Coliseum y el teatro Lope de Vega durante los próximos 10 años.

Desde hace más de una década,  Stage Entertainment España ha producido los musicales internacionales más importantes. El teatro Coliseum, ha acogido producciones de Stage Entertainment España como Cats, La Bella y la Bestia, Fiebre del sábado noche y Chicago. Y el 7 de marzo de 2017 abrió sus puertas con MAMMA MIA!.

El edificio Coliseum es un edificio ubicado en el número 78 de la Gran Vía, en su último tramo. Construido a comienzos de la década de 1930, cuenta con un teatro en su planta baja, aunque antaño estas instalaciones fueron también utilizadas como cine.

El edificio Coliseum, en cuya planta baja se encuentra actualmente el teatro, fue construido entre 1931 y 1933, con proyecto de los arquitectos Casto Fernández Shaw y Pedro Muguruza Otaño, por iniciativa del músico y empresario Jacinto Guerrero, situado en la céntrica Calle Gran Vía de Madrid.

Destaca especialmente los elementos decorativos, como las vidrieras – obra de Maumejean sobre bocetos de Muguruza-, las pinturas alegóricas de Castilla y Valencia en la sala y el vestíbulo – obra de Fontanals – y las luminarias de cobre con motivo de instrumentos musicales tradicionales de España, diseño del artista Juan José García. Todos estos elementos se han preservado a lo largo del tiempo, de hecho el edificio se considera como ‘Bien de Interés Cultural’ y cuenta con una especial protección tanto el continente, arquitectura art decó de principios de siglo, como su contenido.

Cuenta con 10 plantas de viviendas y se construyó sobre un solar de 1750 m². Desde su creación quedó abierto el uso ambivalente del local de la planta baja tanto para la representación de obras de teatro como para la proyección de películas. Este tenía un aforo de unas 1540 plazas. Se inauguró como cine el 10 de diciembre de 1932.

Durante la defensa de Madrid, debido a su cercanía con el frente de guerra, el cine se usó como almacén de material militar. En 1944 el crítico musical Antonio Fernández Cid hacía referencia a una supuestamente «deficiente» acústica del local. Ya en 1990 el Coliseum pasó a la propiedad del empresario Bautista Soler, que decidió recuperar la sala como teatro en el año 2000.

En cartel

Related posts:

Recomendamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.